Guiso de mejillones

La mayor parte de los mejillones que compramos proceden del cultivo. Debido a su abundancia y a que se capturan con facilidad, podemos consumir mejillones frescos durante todo el año y a un precio muy asequible.

Ingredientes (6 personas)
  • 2 kilos de mejillones
  • 7 patatas medianas
  • 3 pimientos verdes
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • 2 huevos cocidos
  • 1/2 vasito de vino blanco
  • Sal, pimienta, tomillo y azafrán
  • Aceite de oliva y agua
  • 3 cucharadas de pan rallado
Limpiar los mejillones y cocerlos en agua con el laurel y la sal. Quitarles las conchas y reservar parte del agua.
Pelar las patatas. Cortarlas en rodajas finas y freírlas en abundante aceite. Una vez fritas, colocarlas escurridas en una cazuela de barro.
En el mismo aceite, rehogar la cebolla, los pimientos y el ajo, todo troceado. Cuando estén blandos verter el rustrido sobre las patatas. Ponerle también los mejillones. En un vaso del agua de la cocción disolver el azafrán y rociar el guiso.
Sazonar de sal, pimienta y tomillo. (Poca sal, pues hay que contar con la que lleva el agua de la cocción). Echarle el vino y poner la cazuela al fuego, se deja cocer lentamente unos siete minutos.
Espolvorear de pan rallado y meter al horno a gratinar hasta que forme costra.
Picar el perejil y los huevos duros y echarlos sobre el guiso en el momento de servirlo.