Mis primeros Golfeados – Desastrosos pero ricos

Sábado por la tarde. Una alerta roja en toda la comunidad, nos recomiendan quedarnos en casa. Yo que tenía unas ganas de hacer algo dulce en la cocina; me pongo a buscar un libro de cocina venezolana que me traje allá por el año 1991 (ya ha llovido desde aquellas); el caso es que mi libro no está por ninguna parte, y de pronto recuerdo que se lo he prestado a mi hermana, y por la distancia, no me es posible ir a buscarlo.

Yo quería hacer GOLFEADOS, son unos pancitos enrollados en forma de caracol, que sin duda, se han convertido en uno de los dulces mas apreciados por los venezolanos. Se encuentran en cualquier panadería del país, pero los más famosos y realmente deliciosos, suaves, esponjosos y llenos de “melao” se encuentran en las adyacencias de Caracas, en las vías hacia el Junquito y hacia Los Teques...




Los Golfeados están rellenos de papelón rallado y queso, aromatizados con anís en especie, se enrollan en forma de caracola y se hornean. Acompañados de un trocito de queso ‘e mano son una delicia inolvidable. (Información obtenida en Venezuelatuya.com)

Pues bien, me pongo a buscar como tantas otras veces en la web. Encuentro una receta y me pongo a ella.

La receta no tiene bien la información de las cantidades de ingredientes para la masa, así que he pasado un tormento, y tuve que añadir mucha más harina de la que indicaba la receta y aún así la masa seguía siendo un desastre. En mi afán de comerme los Golfeados, los hice igual.

Estaban deliciosos, pero ni la forma ni la presentación son lo que deberían ser. Por eso NO pongo hoy la receta. Tengo que comprar los ingredientes que me faltan, y para el fin de semana próximo, insistiré, pero con una receta para la masa, calculada por mí.

Me hacía tanta ilusión, que decidí publicar igualmente esta entrada, para compartir con mis amigos una tarde de sábado desastrosa en la cocina.

Bacalao a la Crema

Después de un día horrible, con un dolor de muelas que acaba conmigo, necesitaba algo que me relajara y a la vez calmara mi dolor. Me acordé que tenía esta receta pendiente de hacer. Es del libro “Comida Casera - Pescados y Mariscos” de Susaeta Ediciones. Aprovechando que tenía bacalao desalado (comprado en Mercadona) y que me venía muy bien hoy porque se puede considerar “blandito”, me puse a ello.

No sólo me ha relajado y se me ha quitado por ahora el dolor, sino que además he cenado divinamente, un bacalao delicioso acompañado de una (ó dos) copitas de sidra.



INGREDIENTES

  • 500 ó 600 gramos de Bacalao
  • ½ litro de leche
  • 1 limón
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de mantequilla
  • perejil picado
  • ½ pastillita de avecrem o similar

Se pone el bacalao en remojo 24 horas (en mi caso ya estaba desalado).

Se limpia de escamas y espinas, lo rebozamos en harina y huevo, lo freímos y lo ponemos en una fuente de horno.



Ahora vamos a hacer una bechamel. Os cuento como la hago yo y me sale deliciosa.

Ponemos en un cazo la leche (menos media taza), la mantequilla y la pastillita de avecrem. Lo ponemos a fuego lento, y vamos removiendo para que se disuelva la mantequilla y la pastilla de caldo.

Mientras, en una jarrita echamos la leche que teníamos reservada, las 2 cucharadas de harina y batimos bien con el batidor de varillas. Cuando la mezcla que tenemos al fuego, esté a punto de hervir, le añadimos la leche con la harina y removemos sin parar hasta que espese al punto que queremos.



Una vez que tenemos la bechamel lista, apartamos del fuego y añadimos el zumo del limón sin dejar de mezclar y espolvoreamos con el perejíl picado.

Echamos la bechamel sobre el bacalao y lo metemos al horno a dorar unos minutos.

En la receta original, le ponen queso rallado y lo gratinan. Yo no lo hago porque no me gusta la mezcla del queso con el bacalao.



Buen provecho!!

Ataque a los usuarios de Blogger

Información importante


Hoy, a través de GemaBlog (uno de mis blogs de cabecera), me entero de esta información que me parece muy importante compartir, para cuidar nuestros datos.

Se han detectado numerosos ataques de de phishing en los últimos días, dichos ataques llegan con dominios de extensión .kr con ellos pretenden robar las credenciales de Facebook y VISA.
Al parecer uno de los últimos ataques estaba destinado a los usuarios de Blogger.com
Se intenta robar la contraseña y cuentas de Google por medio de correos spam falsamente enviados por Blogger y ya se cuentan más de más de 350 páginas de este tipo que han sido propagadas.
En esos correos nos remiten a una página falsa donde debemos incluir nuestra cuenta y contraseña de Blogger.

Para más información, podeis consultar en Gemablog y en Spamloco

TORTA DE PAN - CHURRIMPAMPA

En Venezuela, se le llama “Torta de Pan” y mi madre me la enseñó siempre como “Churrimpampa”. De cualquier forma, es una especie de pudin de pan que está delicioso y resulta muy sencillo de hacer; además de que nos permite aprovechar esos restos de pan que van quedando y no sabemos que hacer con ellos. Yo tengo la suerte de tener al lado de casa una panadería artesana, de esas que hacen pan de toda la vida, que está de vicio, y que cuando queda de un día para otro da penita tirarlo.



Ingredientes:

  • 2 Barras de pan viejo (Con pan artesano queda mucho mas rica, pero vale cualquier pan).
  • 300 gramos de pasas
  • 3 huevos
  • ½ taza azúcar
  • ½ vasito de anís
  • Ralladura de limón
  • ½ sobre de levadura royal o similar
  • 1 litro de leche ó la cantidad que admita

En un recipiente, se desmenuza el pan, se le añade la leche y se deja en remojo un par de horas.


Cuando veamos que el pan está blandito y todo mojado, lo amasamos un poco más para terminar de deshacerlo, le añadimos las pasas y mezclamos bien. Luego, en un bol, batimos los huevos con el azúcar; añadimos el anís, la ralladura del limón, la levadura y mezclamos todo bien.

Esta mezcla la echamos en el recipiente donde teníamos el pan y meclamos todo bien.



Enmantequillamos y enharinamos un molde de horno, vaciamos la mezcla en el molde y metemos al horno precalentado a 240º. A los quince minutos de cocción bajamos la temperatura a 210-220º y dejamos otros 25 ó 30 minutos (Debe quedar doradita).

Al sacarla se le puede dar brillo, con un almibar ligero.

Cachitos de jamón

Edito la entrada, porque con mucha alegría recibo en mi correo electrónico una invitación a participar en el HEMC #41 cuyo tema del mes de Febrero, son "Platos Latinoaméricanos", y cuenta con una anfitriona maravillosa, "La Cocina de Carolina" .Ahí voy de cabeza.

Cuando uno es emigrante, como en mi caso, aunque pasen años y años, y la tierra que te recibe es una tierra maravillosa como mi Galicia querida, aún asi, una echará de menos por siempre y siempre, muchas cosas de la tierra que nos vio nacer. En mi caso, conservo grandes amigas y amigos, recuerdos hermosos y mucha añoranza de sitios y comidas de mi Venezuela natal. Es el caso de la receta que traigo hoy.

Siempre recuerdo domingos por la mañana, yendo a la panadería a comprar los “Cachitos de Jamón” calentitos para desayunar. ¡¡¡Que delicia!!!

Al final, me decidí a hacerlos aunque tenía algo de miedo a la masa. Encontré esta receta en “enlasdosorillas” y después de un intento fallido con la receta original, hice algunos cambios y estoy contentísima con el resultado. Espero que os gusten.



INGREDIENTES:

  • 2 cucharadas de levadura de panadería seca
  • ½ taza de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • ½ taza de mantequilla derretida
  • 1 taza de leche
  • 8 tazas de harina de trigo
  • 3 huevos batidos
  • ¼ de taza de agua
  • 800 gramos de jamón cocido picadito
  • 100 gramos de bacon picadito




En un recipiente, mezclamos el jamón cocido con el bacon.

En un vasito, mezclamos ¼ taza de agua tibia con un poquito de azúcar y la levadura seca. Lo dejamos reposar unos 10 minutos (La mezcla tiene que crecer casi el doble).

En un bol, mezclamos la leche, la mantequilla derretida, el azúcar restante y la sal. Removemos bien, añadimos la harina (reservando un cuarto de taza para después) y amasamos. Luego agregamos los huevos y seguimos amasando, añadimos la levadura y amasamos continuamente hasta que tengamos una masa pegajosa y uniforme.

Metemos el bol en una bolsa plástica y dejamos reposar la masa durante 2 horas en un lugar tibio (mucho mejor). Pasado este tiempo, sacamos la masa y con la harina que teníamos reservada la trabajaremos un poco más hasta que no se pegue en las manos.

Cortamos la masa en 2 trozos, la boleamos y extendemos con ayuda de un rodillo, haciendo un disco de unos 20 ó 25 cms. de diámetro. Cortamos cada disco en 8 triángulos mas o menos iguales (como si fuese una pizza).



Luego estiramos cada triángulo nuevamente con el rodillo y en su parte más ancha rellenamos con la mezcla de jamón y bacon. Doblamos las puntas del lado ancho, hacia adentro, y enrollamos el triángulo desde el lado mas ancho al lado delgado; y lo colocamos en una bandeja de horno con el piquito último hacia abajo, para que no se derrame el relleno.



Con el horno precalentado a 200º, metemos los cachitos al horno y bajamos la temperatura a 180º y horneamos durante 20 minutos o hasta que estén bien dorados; sacando cada cierto tiempo la bandeja, para pintar los cachitos con huevo batido. (Yo le pongo un punto de azúcar al huevo batido, porque me encanta el sabor que le deja a la masa).



Los cachitos son deliciosos como sea, pero calentitos, muchísimo mejor!!!

Calamares rellenos de jamón serrano

Cuando publico alguna receta, y supongo que nos pasará a todos, o es que soy rara; a veces no se por donde empezar. Los calamares son una comida que me encanta, y cuando empezaba hoy a escribir no estaba muy animada la verdad. Así que me puse a curiosear por la web (algo que hago muy a menudo) y encontré algo gracioso que además viene perfecto a la receta.

En la pagina "Animales Graciosos" tienen esta foto de un calamar descubierto en aguas del Oceano Pacífico.



A que es bonito y gracioso? Bueno, vamos con la receta de hoy:



Ingredientes

  • 1 kilo de calamares
  • 2 cebollas
  • 100 gramos de jamón serrano troceado
  • 2 dientes de ajo
  • ½ cucharadita de pimentón dulce
  • 1 vasito de vino blanco
  • sal y perejil
  • aceite de oliva

Primero limpiamos bien los calamares, separamos los tentáculos, le sacamos la pluma (es como una especie de espina ancha que tienen dentro), le quitamos también la telilla que tienen por fuera y los lavamos bien con agua fría.



En un cuenco, cortamos en trocitos pequeños, los tentáculos; picamos también muy menuditos los dientes de ajo, una de las cebollas y el jamón serrano. Esta mezcla la aderezamos con un punto de sal y un chorrito del vino blanco, lo mezclamos bien y vamos rellenando los calamares, que luego cerraremos atravesándolos con un palillo.



En una sartén con aceite de oliva, rehogamos la otra cebolla picada menuda y cuando empieza a estar pochadita, agregamos los calamares para dorarlos y por último añadimos una cucharadita de pimentón dulce, un poquito de perejil picado, el vino blanco restante y un vasito de agua. Removemos con cuidado y dejamos cocer a fuego muy lento hasta que los calamares estén tiernos. Es conveniente probar la salsa y rectificar de sal, siempre teniendo en cuenta que estamos usando jamón serrano en el relleno.

Se pueden servir enteros, como lo hacemos en casa, o en rodajas; que permite ver el detalle del relleno.

Buen provecho!!

Bizcocho de Yogur

En esta época de carnavales, en Galicia gozamos de menús muy contundentes. En mi caso, estos días, entre una familia y otra, he comido laconada, cocido, callos y filloas (no sé aún como aguanta tanto mi estómago) y de dulces no nos hemos quedado a régimen, entre orejas y rosquillas.

Hoy, cuando llegamos a casa, después del desfile de carrozas de Arteixo; he pensado que podría hacer un bizcocho de yogur para desayunar mañana, que aunque dulce, es muy sano y alimenta. Así que aquí está:



Ingredientes:

  • 1 yogur de limón
  • 3 huevos
  • 2 medidas de azúcar
  • 2 ½ medidas de harina
  • ½ medida de aceite de girasol
  • Ralladura de ½ limón
  • 1 sobre de levadura royal o similar

Dos cositas con respecto al bizcocho: Yo lo he batido a mano y también en batidora; y puedo aseguraros que hay mucha diferencia, queda muchísimo mejor batido a mano. Y la segunda es que aunque la receta original es con yogur natural, yo lo hago con yogures de limón de Mercadona y está mucho mas rico.

En un bol, echamos los huevos y los batimos. Luego añadimos el azúcar y batimos hasta que se haya mezclado bien.

Seguimos batiendo a la vez que vamos agregando la ralladura de limón y luego el yogur y el aceite a chorrito sin dejar de batir.

El último ingrediente por añadir es la harina, a la que previamente habremos mezclado el sobre de royal (Si tamizamos la harina por un tamiz o colador, mucho mejor). Obtendremos una mezcla homogénea y espumosita.



Engrasamos un molde con mantequilla y lo enharinamos, así desmoldeará fácilmente.

Lo metemos al horno precalentado a 170º, durante 30 ó 40 minutos aproximadamente (para saber si esta listo, lo pinchamos con un palillo y si este sale limpio es que ya está). Nunca debemos abrir el horno antes de los primeros 30 minutos para evitar que se baje.



Un bizcocho que se hace muy fácilmente y que nos sirve para el desayuno, para la merienda o para cualquier momento dulce del día. A cortarlo, pues.

Lomo a la naranja

Esta receta de lomo, se la he pedido a una amiga muy querida, que me invitó un día a comerlo a su casa y estaba realmente delicioso. Y cuento esto, porque la receta original incluye pimienta blanca y negra al gusto, pero por razones de salud, yo he tenido que modificarla y adaptarla a mis necesidades. Me decidí, lo hice a mi manera, y ha resultado ser un éxito en mi casa.



Ingredientes

  • 1 ½ kg. lomo (cinta de cerdo)
  • 5 ó 6 naranjas
  • 1 pastilla avecrem o similar
  • Laurel
  • Sal
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva


Adobamos el lomo simplemente con sal y se deja un par de horas.
Lo colocamos en una bandeja de horno, se exprimen las naranjas y se rocía la carne. Añadimos un par de hojas de laurel y lo metemos al horno precalentado a 250ºC.




Bajamos la temperatura a unos 200º C y dejamos cocer durante tres cuartos de hora más o menos. Cuando esté dorada, la rociamos con una copa de vino y si queremos (según veamos el jugo que hay en la bandeja) podemos añadir el zumo de un par de naranjas más; y lo dejamos unos 15 minutos más.



Para servirlo, lo cortamos en rodajas, lo emplatamos y lo rociamos con la salsa (que está para chuparse los dedos). Yo lo he servido acompañado de arroz blanco, pero le van otras muchas guarniciones (patatitas asadas o verduritas salteadas).

Filloas saladas

La filloa es un plato típico de Galicia, que suele hacerse por estas fechas de Carnaval, aunque en nuestra casa nos gustan tanto, que las hacemos muchas veces durante el año. Se pueden hacer saladas, como las que hago hoy; y dulces, que no tardaré en publicarlas, porque también son deliciosas.



Ingredientes

  • 3 huevos
  • Harina (1/2 kg aproximadamente)
  • 1 litro de agua
  • 1 pedazo de tocino
  • Sal

En un bol, batimos los huevos con la sal (yo recomiendo que sea justito de sal, porque luego el tocino en la sartén hará el resto).

Luego añadimos el agua, mezclamos y empezamos a echar la harina poco a poco mientras vamos batiendo bien, para que nos quede fina, sin grumos.

Aunque el mejor batido es aquel que no está ni muy aguado ni muy espeso, siempre es preferible que nos pasemos de harina porque solo tendremos que añadir un poquito de agua para mejorarlo. Al hacer la primera filloa en la sartén, sabremos si está bien el batido (mis padres le llaman AMOADO).



Es recomendable, aunque no imprescindible, dejar reposar un poco la mezcla antes de empezar a echarlas en la sartén.

Ponemos una sartén grande, preferiblemente de suelo pesado al fuego. Pinchamos el tocino en el tenedor y engrasamos bien la sartén.



Cuando la sartén ya esté caliente, con un cucharón de servir sopa, echaremos el amoado en la sartén un poco levantada e inclinada, y la iremos girando para que extienda por toda la sartén. Cuanto más finitas son, pues más ricas aún. Así que a medida que vamos haciendo, normalmente vamos cogiendo el punto de cantidad.



Cuando vemos que los bordes de la filloa empiezan a separarse de la sartén y se vuelven como crujientes, es el momento de darles la vuelta. El mismo tiempo para el segundo lado y fuera. Probamos a ver si están a nuestro gusto de sal; si no es así, rectificamos de sal y seguimos.




Truco: De cada vez que cogemos amoado con el cucharón, debemos hacerlo desde el fondo del bol, para que siempre esté mezcladito y no repose en el fondo la harina.

Hojaldres rellenos de manzana

Cuando mi marido y yo teníamos la panadería, hacíamos este dulce pero en planchas gigantes para vender al corte. Supongo que es una receta muy común, la verdad es que nunca lo he mirado. Yo la heredé de mi abuela y la he ido adaptando a mis necesidades. Hoy me apetecía algo dulce y me acordé, y aquí están.



Ingredientes

  • Láminas de masa de hojaldre (Yo la compro congelada en Mercadona y esta buenísima).
  • Manzana golden rallada (disco grande) o cortada en trocitos
  • 1 pizquita de mantequilla para cada pastelito
  • Canela y azúcar al gusto
  • Huevo batido para pintar

Se espolvorea con harina la bandeja de horno. Se cortan las láminas de hojaldre en cuadrados de 10x10 cms., más o menos y se colocan sobre la bandeja dejando entre ellas una separación, reservando el mismo número de láminas para tapar luego. Se pinchan con el tenedor para que no abomben en el horno. Se pintan con huevo batido por todo el borde (esto facilita que peguen luego).



Se ralla la manzana o se corta en trocitos pequeñitos y se va colocando sobre las láminas respetando los bordes. En cada pastelito ponemos una pizquita de mantequilla encima de la manzana, espolvoreamos con canela y azúcar al gusto y tapamos los pastelitos. Sellamos presionando con los dedos, y luego podemos hacer adornitos en el borde con un tenedor.



Una vez sellados, los pintamos con huevo batido y los metemos al horno (precalentado) a 220º durante unos 20 minutos aproximadamente (siempre dependiendo del tamaño de los pastelitos). No es recomendable abrir el horno durante la cocción.

Related Posts with Thumbnails